NUESTRA MISIÓN

EL GRAN ACUÍFERO MAYA, UN RETO PARA LA CIENCIA

FOTO KARLA ORTEGA_Cenote en Quintana Roo
Uno de los más de 6 mil cenotes que existen en la Península de Yucatán. Foto: Karla Ortega

 

Desde su creación como equipo multidisciplinario, el Proyecto Gran Acuífero Maya (GAM) se ha planteado promover un modelo integral de análisis de las necesidades de aprovechamiento sustentable de los recursos hídricos, biológicos y culturales del subsuelo de la Península de Yucatán.  El enfoque en todos ellos es fortalecer la comprensión de la delicada conexión que existe entre el acuífero, el medio ambiente y la sociedad.

Por la enorme riqueza que resguarda y por los desafíos que imponen el desarrollo urbano y turístico en la región, hoy más que nunca es necesario invertir tiempo y recursos en explorar, comprender y proteger a uno de los acuíferos subterráneos más grandes del mundo.

El acuífero peninsular, además de ser un fabuloso contenedor y preservador de material arqueológico y paleontológico, es un soporte para el sustento económico de los estados que conforman la región, destacando las oportunidades en las actividades primarias y el sector turístico.

mandibula-de-gonfoterio-foto-cortesia-proyecto-gran-acuifero-maya
Probable mandíbula de un gonfoterio gigante (elefante de la Edad de Hielo). Foto: Kadu Pinheiro

Por tanto, el Gran Acuífero Maya, representa una gran oportunidad de investigación y exploración pero también, un reto en cuanto a la conservación del patrimonio cultural que yace dentro de estas formaciones geológicas, el cuidado del gran recurso natural, así como su aprovechamiento sostenible.

EXPLORAR, COMPRENDER Y CONSERVAR

dsc_5069
El biólogo Arturo Bayona explora una cueva semi inundada en la zona maya al Sur de Quintana Roo. Foto: Karla Ortega

El tiempo que se dedica al trabajo de campo es crucial para las investigaciones del Proyecto Gran Acuífero Maya. En los casi tres años que lleva este Proyecto, e incluso mucho antes para el caso de algunos miembros del equipo, explorar ya sea la selva maya, el litoral costero, las cavernas o las cuevas inundadas, ha sido la clave. Explorar no solo ha significado entrar en contacto con el terreno de trabajo pues más allá de esto, se ha hecho posible estimar la magnitud y el gran valor natural, histórico y cultural que tiene el acuífero de la Península de Yucatán. Incluso ver lo que quizás nadie haya visto en los últimos 10, 000 años.

Bajo un sistema de trabajo colaborativo y multidisciplinario, el Proyecto GAM está dando vida a un enfoque de análisis que hoy es pionero en la zona. Por primera vez se está dimensionando a una escala regional el tema del acuífero subterráneo con el fin de comprender el estado en el que se encuentran sus recursos naturales y culturales. La diferencia fundamental con otros proyectos es la integración de diversos sistemas de conocimiento, habilidades y trasfondos científicos, de donde indudablemente seguirán surgiendo nuevos datos y nuevas formas de aprehender las problemáticas locales y regionales.

Convertirnos en un referente sobre temas del acuífero peninsular conlleva la responsabilidad de promover acciones para conservar los recursos hídricos en general. Por lo que el proyecto ha puesto en marcha un amplio programa de educación ambiental y divulgación científica. Estas acciones incluyen congresos, eventos culturales,  una exposición fotográfica itinerante, cursos de capacitación para guías de turismo, profesores y estudiantes; conferencias, entrevistas y una serie de publicaciones en diversos formatos y medios de comunicación nacionales e internacionales.

_MG_1181-3
Expertos del Proyecto GAM comparten información sobre el acuífero con comunidades mayas. Foto: Karla Ortega

 

Para el Proyecto GAM, la multidisciplinariedad no es una opción sino una necesidad dada la dimensión de nuestro objeto de estudio: el acuífero peninsular.

 

gam cenote kuntun buceo
Parte del equipo de investigación del Proyecto GAM a punto de sumergirse en un cenote de Yucatán. Foto: Karla Ortega

De forma resumida, nuestro trabajo consiste en realizar un estudio exhaustivo de cada cuerpo de agua visitado. En este estudio se recupera información física, química, bacteriológica, geológica, hidrológica, arqueológica, sociohistórica y medioambiental. Posteriormente, con los datos obtenidos del muestreo en campo se elabora un diagnóstico del estado de salud del cuerpo de agua y de los recursos naturales y culturales asociados a éste. Con estos análisis, la intención es ir generando las líneas base que nos permitirán reconocer, en los distintos cuerpos de agua, la coexistencia de diversas condiciones y ahondar en sus causas ya sean éstas naturales (estacionalidad u otro fenómeno) o bien, antropogénicas.

FOTO ANTONIO CASTRO_Ana Celis regresa contenta del fonde de un cenote donde tomó una muestra de agua a 20 metros de produndidad para ser analizada por el biologo bayona
La arqueóloga subacuática Ana Celis toma una muestra de agua para el análisis in situ de sus valores bioquímicos. Foto: Antonio Castro.

De manera muy particular, cuando se trabaja en terrenos donde poblaciones humanas conviven directamente con los cuerpos de agua, nuestra labor va directamente encaminada a generar información útil para las comunidades, sean éstas rurales o urbanas. Con este objetivo involucramos a la comunidad en el trabajo de campo (sobretodo a jóvenes estudiantes) y diagnosticamos el impacto ambiental que generan las actividades cotidianas. Como paso final ofreceremos recomendaciones orientadas al aprovechamiento sustentable del medio ambiente con particular énfasis en los recursos hídricos subterráneos y siempre anteponiendo un ambiente de respeto al contexto cultural y a los sistemas de conocimientos propios de las comunidades.

El Proyecto GAM atiende cuatro puntos importantes:

  • Evaluar las características físicas, químicas y bacteriológicas del agua de la Península de Yucatán y determinar el estado de salud de los ecosistemas acuáticos y terrestres vinculados al acuífero.
  • Incidir de manera positiva en las políticas públicas relacionadas con el aprovechamiento sustentable del agua disponible en la Península de Yucatán, mediante la generación de ideas innovadoras y el uso de tecnologías del siglo XXI adaptadas a las necesidades específicas de las comunidades rurales y urbanas del territorio.
  • Sistematizar el registro arqueológico y cartográfico de las cuevas y cenotes de la Península de Yucatán bajo un enfoque integral, no intrusivo y utilizando recursos tecnológicos.
  • Desarrollar contenidos educativos, informativos y de divulgación que integren datos arqueológicos, sociales y ambientales, y que enfaticen las ventajas del enfoque multidisciplinario para el estudio del acuífero de la Península de Yucatán.

 

¡Únete a la exploración del #GranAcuíferoMaya!